Silencios


Por todas partes había hombres arrodillados pidiendo clemencia, jóvenes muriendo con el recuerdo aún fresco de la eternidad prometida por sus generales. El caos lo dominaba todo. Guerreros con antorchas irrumpían en residencias acabando con toda forma de vida a su paso. El lamento de los varones, poesía para los oídos de sus enemigos, pronto fue acallado por los gemidos lastimeros de las féminas. La rendición de éstos, que tan seguros empuñaron sus aceros, dio paso a escenas que ningún padre, marido o hijo desearía tener que ver: mujeres medio desnudas, huyendo de los salvajes que más tarde las tomarían a la fuerza. Pendencieros de capa roja convertidos en meros saqueadores. Prosaicos violadores que no dudarían en arrancar las lágrimas de madres indefensas, muertas de miedo, obligadas a ver como sus hijas eran tomadas por hombres sin alma una y otra vez.

1 comentario:

  1. Madre de dios... Vaya escena!! Y lo peor es que debía ser algo así... De hecho, quizá aún lo siga siendo.
    Que grande :) Me encanta. Hasta otra, guerrero! ^^

    ResponderEliminar

Comparte, comenta, difunde…

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...