Diomedes de Caria

Mi nombre es Diomedes y nací y crecí en la ciudad de Caria, en el continente de Enceladus, junto a los campos de entrenamiento de las falanges, de modo que el escudo y la lanza me han acompañado durante toda la vida. A la edad de diez años ya montaba a caballo mejor que cualquiera de los rapaces de Caria; a los quince, de haber dispuesto del patrimonio necesario, podría haber ingresado en la escuela de exploradores y formar parte de la escuadra de Invisibles. Sin embargo, pobre como era y pese a mi habilidad ecuestre, Phobos, dios de la guerra, tenía otros planes para mí y no fue hasta que cumplí la mayoría de edad que tuvo a bien revelarlos; ese día, tras pasar la mañana ejercitándome con la lanza, un oficial de la Orden de los Duelistas llegó a casa para informar del fallecimiento de mi padre, que se hallaba defendiendo las fronteras del Imperio del invasor asurio. Recuerdo que mi madre estaba sacando agua del pozo y no emitió ni una sola palabra, ni siquiera cuando los soldados dejaron en el suelo, junto al muro de la vivienda, el escudo y la lanza sin moharra de mi padre. Se limitó a mirarme suplicante. Ese mismo día me aliste en el ejército por un periodo de cuatro años, rompiendo el corazón de mi madre en mil pedazos, y partí al este en posesión de un casco crestado y el escudo y la lanza de mi padre.
Hoy soy uno de esos jóvenes anónimos que escribirá con su sangre la historia del Imperio.

6 comentarios:

  1. Maldita sea!!! Dame más de está mierda!!!... ❤

    ResponderEliminar
  2. Me apunto a alistarme en esa batalla!!! ESCRIBEEEEEEE

    ResponderEliminar
  3. Estas pequeñas píldoras que nos das tan contadas hacen que aumente mi deseo de droga...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien me dijo una vez que era un asqueroso por hacer cosas así.
      Aún no sé cómo tomármelo. Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar

Comparte, comenta, difunde…

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...